Escuela Magwero para niños con sordera

Escuela de Magret en Chipata, Provincia del Este

 

Julianne se encuentra con su alumna, Magret

En agosto de 2017, durante unas vacaciones, acompañamos a Winnet Phiri a recoger a su hija, Magret, en la escuela Magwero para niños con sordera, en Chipata, Zambia, donde recibe enseñanza desde hace casi dos años.


El camino para llegar a la escuela Magwero en Chipata, fue muy largo por las carreteras polvorientas.

Julianne ha estado apadrinando a Magret desde que comenzó la escuela por primera vez a la edad de 12 años. Cuesta imaginar lo difícil que debe haber sido para ella ser llevada y dejada en un lugar nuevo, sin entender por qué. Magret padece sordera desde que era un bebé debido a una enfermedad. Nunca antes había ido a la escuela y estamos agradecidos de haber tenido la oportunidad de poder ayudarla en su escolarización. Ahora, después de casi dos años, Magret se ha adaptado a su nueva vida, se ha hecho amigos en la escuela y ha aprendido a comunicarse a través del lenguaje de señas.

La escuela Magwero para niños con sordera fue establecida en 1955 por la Dra. Ella S. Botes,  que fue enfermera y maestra misionera de la Iglesia Reformada Holandesa. La escuela fue la primera de este tipo en Zambia a la que acudieron niños de muchas partes de Zambia y Malawi.

 

La Directora de la Escuela Magwero nos dio la bienvenida y pidió a uno de los maestros que nos enseñara los  alrededores.


Nuestra primera parada fue en el área de molienda del maíz donde se elabora la dieta básica: Harina o Nshima. También nos mostraron las cáscaras de los girasoles que se presionan para obtener aceite.


El huerto se veía muy saludable, nos impresionó el tamaño del jardín y la cantidad de verduras para los niños.


El dormitorio de las niñas, con su propio pozo, donde pueden recoger agua y lavar su ropa.

 

Cada habitación tiene capacidad para entre cuatro y ocho niñas. Hay una cama para cada niño y suficiente espacio de almacenamiento para cada estudiante en armarios y estantes.

Las chicas se mostraron felices de recibir visitas. Era el último día del trimestre y estaban atareadas haciendo la colada, limpiando sus habitaciones y preparándose para irse a casa a visitar a sus familias durante unas semanas.

Los niños también se estaban preparando para el descanso, la limpieza y el embalaje. Se comunican a través del lenguaje de señas, y a pesar de la intensidad de las conversaciones que en ese momento nos rodeaban, reinaba la tranquilidad para nuestros oídos oyentes.


Llegó la hora de irnos, pero no dejamos de pensar en la escuela Magwero. Están haciendo una gran labor ayudando a estos niños que de otro modo vivirían en un mundo más solitario. En la escuela, aprenden a comunicarse y encontrar nuevos amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *